Mi experiencia personal de cinco nuevos hábitos

En la primera parte de esta entrega de los «Hábitos de la gente exitosa», compartí contigo cinco prácticas que considero importantes y que debes incluir en tu día a día: mantener una buena salud integral (mente, cuerpo espíritu), dormir lo necesario cada noche, conocer lo que te apasiona, salir de la zona de confort y ser disciplinado. Si ya tienes alguna de ellas ¡Felicidades!, tienes una base para comenzar a incorporar las rutinas que faltan. En esta nueva entrega quiero continuar resaltando la importancia de los hábitos para alcanzar nuestras metas y con el ello el éxito en nuestro día a día. A continuación te hablaré desde mi experiencia personal de cinco nuevos hábitos que considero que, junto a los que vimos en la entrega anterior, potencializaran tu calidad de vida y te permitirán estar en el lugar que deseas.

 

  1. Trazar objetivos

Cuando somos conscientes de lo que nos gusta, apasiona e ilusiona, y estamos dispuesto a salir de la zona de confort en la que nos encontramos para llegar a nuestra meta, entonces es momento de trazar el camino. Esto lo haremos a través de objetivos específicos, claros, reales, concretos y alcanzables; cada uno de ellos representará el escalón que nos acercará a nuestra meta, e involucran disciplina y nos evitan distracciones. Por lo tanto, los objetivos nos marcan la pauta para saber el camino que debemos seguir y son los que nos permiten medir el grado de avance, ya que, al trazarlos como objetivos diarios, semanales, mensuales y anuales, es más fácil ver los resultados que vamos obteniendo, lo cual debemos aprovechar para analizar si vamos por el camino correcto o, si por el contrario, hay que hacer ajustes, lo cual es normal en todo proceso. Por esta razón, es importante que prioricemos, que nos centremos en lo realmente sustancial, recordando siempre que debemos dar un paso a la vez, esto hará más fácil alcanzar nuestros sueños. No podemos permitir que nos ganen las prisas por llegar, recuerda, ¡disfruta el camino!

 

  1. Valorar el tiempo

Valorar el tiempo significa priorizar y, este a su vez, indica orden, planificación, saber lo que se desea, compromiso y emplear la energía hacia los propósitos correctos. Cuando logramos manejar el tiempo a nuestro favor, es posible hacer espacio para aquellas actividades que nos permitirán lograr nuestros objetivos, así como compartir con aquellas personas que son importantes para nosotros. Cuando no logramos esto, es cuando caemos en el agobio, el cansancio, nos saturamos y el tiempo no nos alcanza para realizar las actividades pendientes; esta situación de lo que nos habla, es de que no sabemos establecer prioridades y, por lo tanto, estamos continuamente desperdiciando el tiempo, un recurso valioso, finito e irrecuperable. El tiempo no se compra y sigue su marcha, así que si no ponemos atención en aquello que es realmente importante, llegará el día en que miraremos hacia atrás y notaremos que el tiempo pasó y nuestras metas siguen estando muy lejos de consolidarse. Pregúntate, ¿inviertes tu tiempo en hacer lo que te apasiona, en lo que te hace feliz y en compartir con tus seres queridos? De no ser así, prioriza y valora tu tiempo desde hoy.

 

  1. Mantenerte actualizado

Si queremos ser los mejores y destacar en nuestras áreas, algo muy importante que no debemos dejar de hacer es mantenernos actualizados. Vivimos en una sociedad que se encuentra en constantes cambios, renovaciones, exigencias, competencia laboral y académica, por tales motivos, no podemos caer en el error de dejar de prepararnos una vez que hemos comenzado a trabajar, menos aún si queremos emprender y ofrecer a un determinado público nuestras habilidades y conocimientos. Acumular experiencias y estudios por medio de cursos especializados, hará que no pasemos desapercibidos y que destaquemos por encima de todos aquellos que proponen lo mismo, y hoy en día no hay excusas, ya que existen numerosas universidades y centros especializados que ofrecen una amplia variedad de cursos en línea, con toda seguridad, más de uno puede ayudarnos a mantenernos actualizados y más preparados para ofrecer a nuestros clientes una identidad fundamentada en nuestras aptitudes, conocimientos, búsqueda de soluciones a problemas, apertura de mentalidad y empatía.

 

  1. Rodéate de personas que aportan a tu vida

Las personas que nos motivan a ser mejor, que no nos abandonan a la primera señal de malos momentos, que nos acompañan en nuestras peores tormentas, que nos dan su mano para levantarnos y empezar de nuevo, que nos dicen a la cara lo que en ocasiones nos negamos a ver, son las personas que debemos mantener a nuestro lado, y por lo general forman parte de nuestro círculo familiar y de amigos. De igual manera es importante mantenernos rodeados de personas inteligentes, preparadas, exitosas, que aprovechan oportunidades y toman riesgos, ya que eso nos llevará a adoptar la misma conducta, nos motivará a ser mejores y a conseguir nuestras metas, al igual que ellos lo hicieron; en la mayoría de los casos, estas personas son aquellas que admiramos y que consideramos mentores por ser los mejores en su área. Dijo Jim Rohn, importante conferencista en temas de desarrollo personal: «Somos el promedio de las cinco personas con las que más tiempo pasamos», así que tomemos en cuenta estas palabras y seamos selectivos, debemos asegurarnos de estar rodeados de personas que realmente aporten a nuestra vida.

 

  1. Finanzas saludables

Los hábitos financieros saludables evitan preocupaciones en nuestro presente y en nuestro futuro. Se trata de ser disciplinado y de seguir recomendaciones básicas que harán la diferencia en nuestra vida financiera. Por ejemplo, no debemos gastar más de lo que ganamos; ahorrar para tener un patrimonio, sea para uso propio o para arrendar, será una inversión que nos generará ganancias; hacer un plan de ahorro para el retiro; no endeudarnos para llevar un estilo de vida que no podemos sostener; no ocupar más del 30 % de nuestros ingresos para pagar deudas; ajustarnos a un presupuesto para los gastos corrientes; no comprar por capricho o solo por gastar, debemos adquirir productos que realmente necesitemos; hay que tener cuidado con los llamados gastos hormiga, que son los pequeños gastos que hacemos de manera inconsciente y de los que no tenemos en cuenta su efecto en el presupuesto; ahorrar por lo menos el 15 % de los ingresos; pagar a tiempo las tarjetas de crédito para evitar el pago de intereses; y hacer uso responsable de los productos financieros.

 

El camino al éxito no es un misterio y aquí tienes una herramienta de 10 hábitos que ponen en práctica las personas exitosas y que te ayudarán a lograr tus metas personales y profesionales. Sin embargo, no quiero que pienses que se trate de una fórmula mágica —ya que cada realidad es diferente—, es más bien una guía que te ayudará a tomar el rumbo que quieres para tener la calidad de vida que deseas a través de la formación de un Patrimonio Integral, tema del que te hablaré en la próxima entrega.

Estoy preparado para asesorarte y   lograr todos tus objetivos.

Pónte en contacto conmigo hoy y comencemos a transformar tu vida.

Solicitar Información

Comunidad

Goza de la verdadera libertad financiera

VER EVENTOS