Principales hábitos de la gente exitosa.

Tener hábitos nos enfoca en un propósito

Tener hábitos nos enfoca en un propósito, nos hace disciplinado y, por consiguiente, nos lleva por el camino del éxito en todos los ámbitos de nuestra vida. Esto lo tienen muy claro quienes han llegado a la cima y en mi experiencia personal, te puedo decir que los hábitos han formado parte de mi día a día desde muy temprana edad, lo que me ha permitido disfrutar de múltiples satisfacciones, calidad de vida y estar en el lugar en el que me encuentro ahora. Transmitir mis conocimientos, experiencias y brindar herramientas para que tú también logres alcanzar tus metas a través de buenos hábitos es una de mis principales pasiones, por esta razón, en adelante el camino al éxito no será un misterio, ya que a continuación te comparto la primera entrega de los principales hábitos de la gente exitosa.

  1. Tener una salud integral

Una salud mental, espiritual y física son clave para alcanzar el éxito. En primer lugar, una salud mental equilibrada se traduce en bienestar emocional, físico y social, lo cual nos permite reaccionar, actuar y responder ante situaciones de estrés que se pueden presentar en nuestro día a día, a la vez, permite relacionarnos de manera certera con las personas de nuestro entorno, así como mantenernos motivados. En segundo término, la salud espiritual está relacionada con el propósito y sentido en la vida; cuando somos conscientes de cuál es el propósito que tenemos, experimentamos paz, plenitud y fuerza interior para afrontar y hacer de los momentos difíciles un aprendizaje. Finalmente, la salud física referida al bienestar del cuerpo y al funcionamiento óptimo del organismo, es fundamental para llevar a cabo las actividades diarias, no solo las profesionales, sino también las personales (familia, amigos y hobbies). Mantener en armonía esta triada de la salud, permitirá tener una conexión óptima entre la mente y el cuerpo, con lo cual tendremos un adecuado crecimiento y desarrollo en todos los ámbitos de la vida.

  1. Dormir lo necesario para ser productivo en el día

Dormir es indispensable para la toma de decisiones, productividad, creatividad y hasta para el aspecto físico. Mientras dormimos ocurre el restablecimiento de las funciones físicas y psicológicas esenciales para el pleno rendimiento de nuestras actividades diarias, a la vez, el cerebro organiza y procesa la información que recibió durante el día. Los especialistas en el sueño recomiendan que debemos dormir de siete a ocho horas diarias; sin embargo, el cuerpo sabrá cuánto tiempo es bueno para él, ya que no se trata de cantidad sino de calidad. En todo caso, un aspecto fundamental a tener en cuenta es el que tiene que ver con los hábitos saludables a la hora de dormir: establecer una hora fija para ir a la cama; bañarnos antes de acostarte; mantener las sábanas y ropa de dormir limpias; leer un libro o meditar para desconectarnos de lo que hicimos durante el día; evitar equipos electrónicos en la habitación; agradecer por lo vivido; y dejar las preocupaciones fuera de la habitación. Hacer de nuestro descanso una prioridad, bien que valdrá la pena, ya que será una inversión para nuestra salud que se verá reflejada en el rendimiento y en el nivel de éxito de nuestro día.

  1. Conocer lo que te apasiona

El autoconocimiento es esencial para mantener nuestro bienestar emocional, ya que a través de él podemos tener una visión clara y convincente de quiénes somos, qué sabemos hacer, qué nos gusta, qué problemas podemos resolver con lo que se nos da bien hacer, qué tenemos que mejorar y a dónde queremos llegar. Las respuestas a estas interrogantes, dan la seguridad para emprender el camino que nos acercará a la meta deseada, así como gestionar de mejor manera las emociones que se presentan ante las situaciones difíciles. Este ejercicio de autoconocimiento involucra reconocer debilidades y fortalezas para sacar el mejor provecho de ambas: de las debilidades debemos aprender a manejarlas para que no saboteen nuestras fortalezas, que son al final, las que se convertirán en nuestra mejor aliada en el camino que nos llevará a la meta. La importancia de conocernos a nosotros mismos, radica en que nos hace sentir en paz con nuestra realidad, nos aleja de la frustración, de las decepciones y nos permite crecer, tomar riesgos, crear buenas relaciones y hacer más plenas nuestras vidas, así que, conócete y construye tu camino.

  1. Alejarte de la zona de confort

En ocasiones, salir de la zona de confort no es algo que podamos hacer de la noche a la mañana, ya que muchas veces nos gana el hecho de sentirnos cómodos y seguros en un lugar, en una actividad laboral o académica, en una relación —familiar, de amistad o de pareja—, o incluso en un estado mental, de creencias o hábitos, pero te pregunto, ¿el lugar donde te encuentras en este momento te hace sentir pleno?, ¿es dónde quieres estar?, ¿te motiva a levantarte cada día con un propósito?, ¿te inspira para superarte y ser mejor? Si tus respuestas fueron un sí, ¡felicidades! estás en el lugar correcto. Por el contrario, si no te sientes identificado, experimentas aburrimiento, apatía y monotonía por lo que haces, entonces es momento de dar un giro y dejar atrás la actitud pasiva ante la vida. Como único responsable de tus acciones, debes poner toda tu energía para convertirte en el protagonista y forjador de tu destino, deja el miedo y asume nuevos retos. Recuerda, la zona de confort es el principal enemigo del cambio, del crecimiento personal, del reconocimiento de oportunidades y, por lo tanto, de que llegues a la meta que deseas.

  1. Ser disciplinado

Ser disciplinado significa ser constante y ordenado en lo que hacemos, sean actividades cotidianas, laborales, académicas o personales, sin importar los obstáculos que se puedan presentar en el camino. Esto solo es posible cuando existe una motivación por alcanzar una meta, la cual debe estar centrada en lograr lo que amamos y nos apasiona, de lo contrario, en algún momento del camino fallará la disciplina, de allí la importancia de que cuando iniciemos un proyecto, estemos motivado por un deseo de autorrealización, ya que será la única manera que tendremos para garantizar que todo el proceso que viviremos para llegar a la meta sea un constante disfrute y, por consiguiente, la disciplina será parte del fluir natural. ¿No eres disciplinado? No te preocupes, todo se puede entrenar y esta no es la excepción, ya que somos seres de hábitos y estos podemos construirlos a partir de la repetición de un comportamiento enfocado en una dirección con base en nuestro compromiso y autocontrol sin sucumbir ante las distracciones, eso sí, es importante no perder de vista nuestros objetivos principales y mantener siempre toda la energía en el más alto nivel.

El sendero del éxito no es para genios ni para aquellos con increíble suerte, es para todos aquellos que quieren comenzar a creer y a trabajar en sí mismos y estoy seguro que tú eres uno de ellos, así que te invito a que no te pierdas la segunda entrega de los «Hábitos de la gente exitosa».

Estoy preparado para asesorarte y   lograr todos tus objetivos.

Pónte en contacto conmigo hoy y comencemos a transformar tu vida.

Solicitar Información

Comunidad

Goza de la verdadera libertad financiera

VER EVENTOS